Las empresas con “falsos autónomos” se enfrentan a la justicia

Falsos Autonomos repartidores

Las empresas de trabajo que toman su punto de gestión y centralización para los trabajadores desde una App están en el punto de mira en los últimos meses. Y, una famosa empresa de reparto a domicilio cuyos repartidores se mueven en bicicleta se enfrenta a los juzgados españoles.

Esto se debe a que el formato de “contratación” de sus trabajadores se formula a través de un vínculo que juristas e inspectores denominan “falsos autónomos”. Ocurre que, este tipo de empresas lleva a cabo su actividad económica basada en la comisión que obtiene de sus “trabajadores”. Pero… el problema, ¿dónde reside?

El problema que lleva a la actualidad la situación de estos trabajares en esta empresa, se encuentra en el vínculo que existe entre ambas. Para la empresa el trabajador no es tal, si no un servicio externo que un autónomo ofrece y el cual cubre una actividad por la que será remunerado. Pero, la justicia española entiende que esta relación entre empresa y autónomo, no atiende a una necesidad esporádica, circunstancial o sobre proyectos que requieran la contratación de un profesional para realizar tal tarea. Si no que esta relación es una relación laboral entre empresa y trabajador, y es por ello que es de actualidad y de necesaria revisión en la legislación para evitar así los “falsos autónomos”.

Entre los puntos que se destacan para considerar tal relación, son la imposibilidad del repartidor para organizar sus repartos ni para elegir pedidos concretos; ni para elegir con qué restaurante trabajar o a qué consumidor atender. La única posibilidad de los repartidores es la de estar disponibles en línea a la espera de seguir las ordenes de la empresa. Por lo que se entiende que el poder de organización de la “App” sobre los repartidores, dista de la relación que puede tener un profesional autónomo con sus clientes.

En las próximas semanas iremos conociendo como evoluciona todo este asunto y, como se resuelve en el futuro para esta y otras muchas relaciones laborales que mediante las nuevas tecnologías se están desarrollando en nuestro planeta.