Joaquín Sánchez Garrido recibe un emotivo homenaje del Ayuntamiento de Toledo

Por 28 noviembre, 2016Noticias

Hace ya 30 años que Toledo es Ciudad Patrimonio de la Humanidad y, con este motivo, el Ayuntamiento ha congregado a numerosas personalidades del mundo político, social y cultural de la ciudad en su sala capitular.

El motivo ha sido reconocer al fundador del Despacho de abogados de Toledo, Sánchez Garrido Abogados, la labor que hizo con su equipo de gobierno, hace 30 años, para que Toledo fuese declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad. La alcaldesa, Milagros Tolón, ha entregado al ex alcalde un diploma que reconoce su esfuerzo y dedicación por preservar y dinamizar el conjunto histórico y patrimonial de la ciudad.

En su discurso, que reproducimos a continuación, Sánchez Garrido ha agradecido a los miembros de la corporación de 1986 que contribuyeron a la consecución del título y ha recordado que el entonces director general de la UNESCO, Amodou-Mahtar M´Bou, reconoció el honor que suponía para la entidad que dirigía que Toledo formara parte de ella.

Sánchez Garrido, que es consciente de la importancia que ese reconocimiento tuvo para el futuro de la ciudad, vivió aquellos años con una gran emoción. La misma emoción que este sábado le embargó en el acto institucional en el que la alcaldesa firmó un bando con motivo del 30 aniversario como Ciudad Patrimonio de la Humanidad y en el que ha animado a todos los toledanos a disfrutar de las actividades culturales y de ocio que se están poniendo en marcha con este motivo.


A continuación reproducimos el discurso que de Joaquín Sánchez Garrido:

“Buenas tardes, ilustrísima Sra. Alcaldesa, mi amiga y esposa de mi gran amigo Antonio. Señores Concejales, Juan Ignacio, que estás aquí en representación de los ausentes, como primer alcalde de la democracia. Autoridades civiles y militares. Amigos, familia.

Yo había escrito aquí unas palabras pero la verdad es que después de este pequeño acto tan importante y tan emotivo para mi, y después de haber visto el vídeo, casi sobran las palabras porque es una monumentalidad de tal naturaleza que lo que yo pueda decir carece de interés. Pero en fin, no voy a leer lo que he escrito porque en estos momentos puede más la emoción ya la emotividad y el corazón que unas palabras que puedas haber escrito en momentos de tranquilidad en tu casa.

Permítanme una digresión: En treinta años, que yo era un chaval, han pasado muchas cosas en mi vida y en la de la ciudad. Permítanme que en primer lugar yo de gracias a Dios porque esté aquí. Han ocurrido muchas cosas en mi vida y mi primer agradecimiento es para Él.

A continuación pues gracias a mucha gente. Gracias a mis compañeros de corporación en aquellos momentos en los que empezamos a trabajar para la consecución del expediente de la declaración de Toledo como Patrimonio de la Humanidad. Muchas gracias a todos ellos. Muchas gracias a todas las personas que nos ayudaron en aquellos momentos. Desde el Ayuntamiento el único Concejal liberado que había entonces, y que me ayudó mucho, Antonio Guijarro, el arquitecto municipal, Ignacio Álvarez y toda la gente de su equipo. En Madrid, Antón Capitel y el señor Valcárcel. En la UNESCO, un alto comisionado, el Señor Ballester y luego también todas las personas del Ministerio de Cultura que pusieron su granito de arena.

Hace 30 años, un día como hoy, gris, frío, iba yo a la sede de la UNESCO acompañado del señor Valcárcel y Antón Capitel e iba con la tranquilidad, pero también con el pequeño nerviosismo de tener las cosas hechas, porque los informes son favorables, pero siempre queda esa cosa de que hasta que no te lo dicen, pues no está seguro. Aquel día ha sido muy importante en mi vida porque el Secretario General, El Señor M´Bou tuvo unas palabras muy cariñosas hacia mi persona e inmediatamente dijo una cosa que es para no olvidar: “Hoy la UNESCO tiene el honor de recibir en su casa a Toledo, pero es más honor para la UNESCO que para Toledo”. Es decir, reconocía la importancia de esta ciudad tiene, no solamente en nuestro país, sino en el mundo. Aquello fue muy bonito e interesante y a mi me dejó muy emocionado. Luego, lo clásico: en París con el embajador, con la prensa, etc.

Yo quiero decirles a ustedes que debemos aprovechar estos momentos para caminar juntos. Yo creo que vivimos en una época y en un momento de nuestra historia y de la ciudad en el que tenemos que caminar juntos todos y tenemos que sacar adelante todas las cosas que son importantes para el bienestar y el bien común de todos los ciudadanos Y debemos olvidar todo lo que haya que olvidar pensando y teniendo un sentido de responsabilidad por el bien y el interés general.

No quiero extenderme, porque creo que no debo hacerlo, pero quiero tener algunos recuerdos y también expresar algunos deseos. Recuerdos en el sentido de que en estos 30 años han pasado muchas cosas importantes en la vida e historia de la ciudad. Pero yo resaltaría, cronológicamente, tres de ellas:

1.- Consecución por Toledo de la Capitalidad de la Región que fue un hito muy importante para el desarrollo de la ciudad. A partir de ahí vinieron inversiones, se establecieron las consejerías, el Gobierno, etc.

2.- El 18 de noviembre aprobamos el Plan de Ordenación Urbana que, como sabe Juan Ignacio de Mesa, es una cosa que cuesta mucho. Y llegamos 20 años en Toledo sin Plan General. Y eso supuso también pues un hito importante y una lucha para conseguir mejor bienestar de los ciudadanos.

3.- Declaración de Toledo como Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Al principio algunas personas pensaban que el título llevaba aparejado un cheque nominativo de “x” millones de dólares. No. Llevaba aparejado el título de ser ciudad del mundo, de ser ciudad patrimonio de todos.

Y luego vinieron muchas cosas importantes que vivieron otros compañeros míos alcaldes y que han sido muy beneficiosas para esta ciudad. Vino el Consorcio, que fue donde se canalizaron muchas inversiones, vino el AVE, las circunvalaciones, vinieron muchas rehabilitaciones del casco, etc. Es decir, aquello era más que un simple papel por las cosas que venían detrás.

Hoy podemos expresar también unos deseos, sin que esto sirva, por el amor de Dios, de inmiscuirme en la vida del municipio que para eso están todos ustedes. Pero el deseo de los ciudadanos hoy, y mi deseo personal sería que con el esfuerzo de todos ustedes, y que a mi me consta que lo hacen Mila, Teo y otras personas, pues que salga adelante, cuanto antes, el POM (como se decía antes, el Plan General) y que podamos recuperar algunas cosas que también nos servían desde el punto de vista de proyección nacional (y que yo se que el Concejal de Cultura está en ello) que sigamos con el premio Alfonso X el Sabio como premio a la tolerancia y a la convivencia que ya hicimos en otras épicas entregándoselos a Adolfo Suárez y a Mayor Zaragoza y que, prosiguiéramos, si fuera posible, con los Congresos de las Tres Culturas que inició Juan Ignacio de Mesa y que luego seguí yo y donde traíamos a esta ciudad a pensadores árabes, judíos y cristianos. Aquello fue un hito importante en la historia de esta ciudad.

Nosotros somos ciudad de tolerancia y convivencia. Y eso lo tenemos que demostrar y esta es una forma también de participar. Ahora tenemos la suerte de que la Universidad está arraigada y consagrada en nuestra región y no tendríamos los problemas que tuvimos en aquella época cuando iniciamos esta andadura.

Esos son mis pequeños deseos.”