La cláusula suelo, nula en préstamos de empresa

Por 8 diciembre, 2016Civil

Los jueces españoles discrepaban sobre su eliminación cuando se aplica a empresas.

A diferencia de lo que venía ocurriendo en el caso de los particulares que solicitaban la no validez de las cláusulas suelo, en el que caso de las empresas el tema era más complicado.

Así como los particulares que tenían suelos en sus préstamos (generalmente hipotecas) estaban consiguiendo, de forma prácticamente unánime, sentencias que declaraban la nulidad de estas cláusulas suelo, las empresas no lo tenían tan fácil.

La diferencia entre ambos casos radica en que al particular, al ser considerado consumidor, no se le atribuyen los mismos conocimientos que a las empresas, lo cual ha de ser suplido con una mayor información. Esto conllevaba que el porcentaje de nulidad que los jueces declaraban distaba mucho entre ambos.

Las empresas comienzan a ver cambiar su situación

A pesar de lo anterior, últimamente hemos visto como para los jueces, por encima de la naturaleza del demandante, prima el carácter excesivo y contrario a la buena voluntad de estas cláusulas, hecho que se ha visto refrendado en el Tribunal Supremo primero, y en diferentes Audiencias Provinciales más tarde.

Destaca el caso de una empresa riojana, a la cual el banco impuso una cláusula suelo sin dejar margen a la negociación y exponiendo la información relativa a esta de manera precaria e insuficiente.

La pelota, en el tejado de los bancos

La sentencia mencionada dicta que es el banco el que debe demostrar que se informó a la empresa acerca de dicha cláusula de manera suficiente, y que la empresa obró en función a esta; de no ser así, la entidad deberá devolver el dinero abonado de más por parte de la empresa desde, al menos, mayo de 2013

La sentencia significa un claro y esperanzador cambio de tendencia para muchas empresas que se encuentran en la misma situación.

Sánchez Garrido le ofrece asesoramiento en estos casos, haciéndose valer de toda su experiencia en la materia.