Gestión de impagados

Por 20 diciembre, 2015 diciembre 20th, 2021 Penal

El impago, la morosidad, es una afección endémica en España. Al acreedor, tanto empresa como autónomo o particular, le supone un perjuicio que le impide cumplir con sus obligaciones con terceros o, simplemente, respirar con tranquilidad. De ahí la importancia del área de la Gestión de Impagados.

Habitualmente, los impagados crecen en tiempos de crisis. Si a esto sumamos que en España se ha consolidado un hábito muy, muy, por debajo de la media europea, tenemos el caldo de cultivo ideal para que exista una alta tasa de conflictos en este ámbito.

Dentro de la Gestión de Impagados, en Sánchez Garrido Abogados, trabajamos tres frentes concretos:

La reclamación de cantidad. Gestión de Impagados

En todo caso, es importante tener en cuenta que la reclamación civil es la única forma civilizada que garantiza el cobro de las deudas.

De manera que la prioridad en esta situación es contactar con profesionales que te asesoren tanto en costes como procedimientos pertinentes que se pueden llevar a cabo.

Entre los medios para reclamar una deuda por la vía civil, tenemos:

Procedimiento monitorio

Para actuar por esta vía, es necesario que la deuda reclamada deba estar previamente valorada y que el deudor haya alcanzado la condición de moroso.

Procedimiento cambiario

Para iniciar esta línea de actuación, la deuda en cuestión deberá partir de una letra de cambio, un cheque o un pagaré.

Si el documento reúne las condiciones que la Ley Cambiaria y del Cheque recoge, se requerirá al deudor que realice el pago de la deuda reflejada en el documento.

Procedimiento ordinario

El cual aplicamos cuando la cuantía de la deuda supera los 6.000 euros. Para aquellas deudas cuya cuantía no se haya determinado aún, también aplicamos este procedimiento.

Una vez hayamos logrado la victoria, el demandado deberá pagar la deuda por mandato judicial.